Día internacional contra la Corrupción

Campaña de la ONU Corrupción: un Impedimento para los Objetivos de Desarrollo Sostenible

En el día conmemorativo contra la corrupción, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) lanzó la campaña mundial “Corrupción: un Impedimento para los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, que se concentra en cómo la corrupción afecta la educación, salud, justicia, democracia, prosperidad y el desarrollo.

La finalidad de esta campaña es concientizar a la ciudadanía, sector privado y a los gobiernos que la lucha contra la corrupción es una preocupación mundial porque la corrupción existe en países tanto ricos como pobres, y los hechos demuestran que daña a los pobres de manera desproporcionada. Contribuye a la instabilidad, a la pobreza y es un factor dominante que lleva a países frágiles al fracaso estatal.

La campaña internacional conjunta de 2017 se centra sobre como la corrupción es uno de los mayores impedimentos para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). Para conmemorar el Día Internacional contra la corrupción de 2017, la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito ha desarrollado una amplia campaña centrada en los diferentes ODS y en la forma en que la lucha contra la corrupción es vital para lograrlos.

El propósito de la campaña de comunicación contra la corrupción es adoptar una postura positiva y proactiva contra la corrupción. La Convención de la ONU contra la Corrupción (conocida como Convención de Mérida) se destaca como el instrumento clave en la lucha mundial contra la corrupción y como motor de un movimiento vigoroso y amplio.

Corrupción y Desarrollo Sustentable

La corrupción representa una amenaza importante para los países de todo el mundo; socava las instituciones democráticas, contribuye a la inestabilidad gubernamental y erosiona la confianza. La corrupción amenaza la economía al socavar la competencia leal y desalentando la inversión y el comercio. Desproporcionadamente afecta a grupos desfavorecidos al prevenir la inclusión social. Promoviendo la desigualdad e inhibiendo la prosperidad.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, (UNCAC), es el único instrumento de anticorrupción global legalmente vinculante, el cual está movilizando la acción por la honestidad, gobernanza transparente y responsable. En una notable demostración de compromiso de la comunidad internacional, la Convención cuenta ahora con 186 Estados integrantes.

Los objetivos de la Convención son promover y fortalecer las medidas para prevenir y combatir la corrupción más eficiente y eficaz; promover, facilitar y apoyar la cooperación internacional y la asistencia técnica en la prevención y lucha contra la corrupción; y para promover la integridad, la responsabilidad y la gestión adecuada de los asuntos públicos y de la propiedad. La Convención exige el establecimiento de una gama de delitos asociados con la corrupción y dedica un capítulo aparte a su prevención. Además, concede especial importancia al fortalecimiento cooperación internacional para combatir la corrupción e incluye innovaciones de gran alcance respecto disposiciones sobre recuperación de activos, así como sobre asistencia técnica y su implementación.

Asimismo, dicha campaña propone soluciones de lo que podemos hacer para el combate a la corrupción, la cual involucra a todos los miembros de la sociedad: gobiernos, sector privado, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y el público en general.

– Desde el Gobierno:

Los gobiernos deberían emprender reformas legislativas que establezcan marcos legislativos e institucionales contra la Corrupción con aplicación robusta y medidas punitivas. También deben tomar medidas para prevenir la corrupción en primer lugar se debe evaluar la implementación de la Convención de las Naciones Unidas contra Corrupción por los Estados parte a través de su proceso único de revisión por pares, la Implementación de Mecanismos de revisión.

– Desde el Sector Privado:

El sector privado debe adoptar una actitud de tolerancia cero hacia la corrupción y poner en marcha políticas para promover una Ambiente justo.

La Convención exige que los Estados parte tomen las medidas necesarias para fortalecer la prevención y la lucha contra la corrupción en el sector privado. A través de acciones y actitudes hacia la corrupción, el sector privado puede promover la competencia justa y el apoyo de daíses en desarrollo y fortalecer su infraestructura de anticorrupción.

– Desde los Medios de Comunicación:

Al utilizar la posición única que ocupan en la sociedad, los medios de comunicación pueden proporcionar chequeos y balances en el gobierno y la participación del sector privado en prácticas corruptas. Los medios de comunicación también ofrecen un servicio esencial en la información al público sobre el progreso positivo que se está haciendo y dando apoyo a los que asumen la lucha contra la corrupción.

La Convención establece la libertad de acceso a la información para el público los Estados también están obligados a respetar, promover y proteger la libertad de buscar, recibir, publicar y difundir información sobre corrupción.

– Desde la Ciudadanía y Sociedad Civil:

La Convención subraya la importancia de la participación de individuos y grupos fuera del sector público, tales como sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales y organizaciones de base comunitaria, en la prevención y la lucha contra la corrupción y la sensibilización del público.

Muchas organizaciones de la sociedad civil están trabajando duro para levantar sensibilización, canalizar la información de los ciudadanos al Estado y ejercer presión para el compromiso político contra la corrupción.

A medida que las personas se cansan cada vez más de líderes corruptos, están exigiendo más rendición de cuentas. Ciudadanos ordinarios, incluyendo muchos jóvenes están mostrando cada vez más su compromiso con la lucha contra la corrupción en sus comunidades y los gobiernos.

Como parte de este proceso, las personas pueden y deben informar sobre lo que sus gobiernos están haciendo para enfrentar la corrupción y responsabilizar a los funcionarios electos por su comportamiento. Las acciones también son claves – reportar incidencias de corrupción a las autoridades, enseñando a los niños que la corrupción es inaceptable y negándose a pagar o aceptar sobornos.

Referencia

ONU. (2018). Campaña de las Naciones Unidas “Unidos Contra la Corrupción”.